¿EN QUÉ CREEMOS?


Comenzamos el año con las mejores intenciones y propósitos, tratando de conseguir nuevos logros que fueron solo ilusiones en el pasado, por eso siempre es interesante estas fechas en que hacemos un alto y sentimos que podemos retomar sueños rezagados. Para llevarlos adelante hay tener una estrategia que nos permita cumplirlos y mantener el compromiso a través del tiempo, entre las recomendaciones siempre están las famosas proponerse metas concretas y alcanzables, para evitar que lo lejano del objetivo nos frustre y se pierda la gran intención en el camino y la otra recomendación es tener un equipo de apoyo que nos acompañe especialmente en los momentos duros del proceso y permita seguir adelante sin distracciones que nos alejen de lo propuesto, esto por decir dos de las principales recomendaciones que nos dan confianza en llevar adelante los propósitos.


Ahora lo importante es determinar nuestros propósitos, como se recomienda que sean concretos y alcanzables, pero también tienen que ver con las áreas de mi vida que deseo mejorar y darles prioridad, por lo que esta definición pasa por preguntarnos por las cosas importantes de nuestra vida, aquello en lo que creemos, lo que esta primero en nuestra lista de interés o necesidades. Aquí es donde la tradición se enfrenta con la realidad, donde la rutina se choca con los sueños, donde la teoría se cuestiona con lo que de verdad creemos y anhelamos para nuestra vida.


Parece evidente que siempre pensamos que lo más importante debería ser lo más importante, pero la mayoría de las veces parece como si estuviéramos en un concurso de televisión donde nos preguntan por lo importante en la vida y automáticamente contestamos frases cliché que suenan tan hipócritas como la paz de mundo o eliminar el hambre o cualquiera de esas cosas que decimos como autómatas sin darle sentido ni comprometernos, es como decir que alguien debe hacerlo y por supuesto que debe hacerlo bien y que yo solo por decirlo ya cumplí con lo que me toca, pero no, no puedo caer en esa tentación en este momento de cambio y nuevos inicios con grandes anhelos, ahora me toca pensar en algo trascendente que tenga que ver conmigo y mi realidad, que tengo que hacerlo yo y no dispararle a un responsable imaginario que debe cual superhéroe solucionar aquello que ni entiendo ni me importa realmente pues lo veo lejano e incluso irrealizable. Ahora tiene que ver conmigo y la gran interrogante es en que creo, pues mis propósitos tendrán prioridad si se relacionan con mis creencias y sueños verdaderos, ya no quiero quedar en la superficie de bajar de peso, viajar o comprar, ahora quiero preguntarme que es aquello en que creo y por lo que daría mi vida, mi tiempo, mi esfuerzo y energía para llevarlo adelante, obviamente tomando en cuenta la gran recomendación de metas concretas y realizables por mí, para que no sea otro año más, para no perder el momento de ánimo en que defino metas y finalmente para darle sentido a lo que hacemos en la línea de lo que soñamos y nos hace diferentes. Preguntémonos en qué creemos y definamos así nuestros propósitos para este 2018.

¿Qué nos falta ahora?, encontrar a quienes nos acompañaran en este camino, especialmente en los momentos duros, confusos, de caídas y soledad, siempre debemos tener compañeros de travesía que no nos abandonen y estén disponibles cuando más los necesitemos, también hay que hacer un inventario de ellos, te ánimas?. Una clave es buscar aquellos que creen en lo mismo que tú crees.



Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square