¿QUÉ NOS LLEVAMOS?


La vida se ha convertido en un proceso de acumulación, no entendemos cómo es que tenemos tantas cosas y cuando evaluamos el verdadero uso de nuestras posesiones podemos descubrir que muchas cosas no han sido tocadas más que en un par de ocasiones e incluso hay cosas que las compramos y NUNCA las utilizamos. ¿Es esto para lo que trabajamos?, todo el esfuerzo realizado busca TENER algo y siempre estamos soñando en aquello que realmente “nos haría felices” pero irónicamente unos momentos después de que llega a nuestras manos aparece una nueva necesidad que nos ocupará en perseguirla y así se repite periódicamente el círculo vicioso del POSEER.


La gran pregunta es ¿qué nos llevamos?, al final de nuestras vidas que haremos con aquello que hemos acumulado, toda nuestra búsqueda eterna de necesidades temporales terminará en ese momento en que seguro no podremos recordar cómo fue que se inició ese proceso esclavizarte que nos distrajo de las cosas importantes en la vida que estará terminando llena de arrepentimientos pero sin remedio a esas alturas. Pero nosotros tenemos la oportunidad de revertirlo y cambiar ese futuro desolador, es hora de ponernos a meditar profundamente en qué pondremos nuestro esfuerzo, cuestionándonos si son cosas o vivencias, enfocándonos más ¿en nosotros o en nuestro prójimo?, usando como balanza de lo que vale la pregunta inicial ¿qué me llevo?


La respuesta parece obvia sobretodo en estas épocas de Adviento que nos llaman a la generosidad por quienes son más vulnerables, aquellos necesitados de tantas cosas y de tanto amor, al profundizar en estas reflexiones alguien con el corazón misionero pensara en grandes entregas y soñara lanzarse a buscar a los necesitados en lugares inimaginables, pero la misión comienza por casa y sin tantas necesidades materiales temporales, el prójimo más próximo vive junto a mí, es alguien a quien conozco toda la vida, es tan familiar para mí que muchas veces asumo que tiene todo y a todos, pero no te engañes y piensa en tu familia en tu entorno, sobretodo en la mayores y evalúa ¿cuándo fue la última vez que los escuchaste con atención, que les dedicaste un tiempo de calidad y compartiste cosas importantes para ambos?, dar cosas a veces es más sencillo que dar de nuestro tiempo o aún más difícil darnos nosotros, pues es tan necesario para aquellos que se sienten solos, deprimidos y hasta olvidados, una visita, no de un cuerpo andante, sino de un ser amado, con alma y corazón que los visita por que les interesa, por lo aman y queremos demostrar con obras, con algo tangible que ese amor es verdadero.


También hay otros prójimos que aparecen en nuestras vidas y no pueden ser invisibles, son las personas necesitadas de ayuda material que nos encontramos en nuestro camino por esta vida, durante nuestra vida, en estos últimos tiempos y hasta hoy mismos. Ellos no pueden pasar ante nuestros ojos y que no sintamos nada como si estuviéramos viendo una vitrina, una publicidad e incluso sin verlos realmente, pues quedaron invisibles como un elemento de defensa psicológica que niega sus necesidades y hasta su existencia, no podemos cerrar los ojos ante lo evidente, hay necesitados que se aparecen en nuestras vidas, todos los días y a toda hora. Por ellos podemos hacer muchas cosas, desde darles dignidad si nos decidimos a ayudarlos, hasta darles amor que podría tentarnos a decir “no tengo nada más”, pero que en la práctica puede ser oro en el corazón necesitado de alguien que estaba perdiendo la esperanza.


Si cuando te preguntas ¿qué me llevo? Si aparece una respuesta sencilla como “nada”, hay algo que cambiar en nuestras vidas como deshacernos de aquello que no usamos y otro necesita, evaluar todo lo que no hemos usado en tanto tiempo que ni nos acordamos de cuando fue, clasificar todo lo que acumulamos sin que exista una necesidad real por esos elementos. Por el otro lado quien ayuda a un necesitado va haciendo un tesoro en el cielo y eso si nos lo llevamos, nos llevamos todas nuestras obras hechas con amor, especialmente por los más pequeños y necesitados, eso es trascendente y vale la pena buscarlo cada día, todos los días y con toda nuestra energía.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square