Marcha #ConMisHijosNoTeMetas

La marcha del día 14 de Octubre marca un punto de inflexión importante para la sociedad ecuatoriana. Una demostración de paz y deseo de convivencia pacífica sí, pero también otros mensajes muy claros. La familia ecuatoriana ya no está dispuesta a que desde la asamblea, los políticos, le determinen el modo en el que deben criar a sus hijos y qué valores inculcarles o no. Menos aun si las recetas provienen de organizaciones con agenda internacional interesadas en la desarticulación de la institución del matrimonio y familia natural, concebido como el refugio y nido del núcleo fundamental de la sociedad formado por los "progenitores" y sus "vástagos".

Esto no se trata de un concepto religioso o moralista sino de la defensa a ultranza eso sí, de la estructura de la sociedad, basada en la ley natural, con la que se ha organizado la especie humana desde siempre. La Marcha fue para pedir que por una parte se deje la tarea de la formación moral y educación sexual de nuestros hijos en manos de la familia, conforme a las costumbres y tradiciones de cada núcleo familiar. Por supuesto que cada familia estará identificada con sus modelos conductuales y religiosos propios de los padres y eso, es fundamentalmente un derecho y uno de los grandes aportes a la sociedad y su diversidad. La marcha no se realizó contra nadie, no se emitieron mensajes de odio o discriminación como algunos tratan de hacer creer, el respeto a las inclinaciones y preferencias sexuales de cada quien se respetaron. Si bien es cierto que muchos grupos católicos y cristianos de diferentes denominaciones participaron en la marcha en unidad de criterios, no quiere decir que la marcha haya sido religiosa ni política, no lo fue, pero quedó claro que estos grupos colectivos tienen un peso importante y están dispuestos a salir a las calles a defender sus principios y valores, tal como los han heredado de sus familias y ello quizá pueda en su momento, definir tendencias políticas. La gente demostró un gran nivel de cultura, organización, pero sobre todo gran tolerancia.

Espero sinceramente que los agentes políticos hayan asimilado el mensaje y dejen a un lado sus intentonas por entrometerse en la vida de la familia ecuatoriana y afectar principios fundamentales que han dirigido la marcha de nuestra sociedad desde siempre. Cuidado se confunden... esta fue una marcha pacífica sin odios y sin ofender a nadie, fue un grito pidiendo que se escuche a la familia ecuatoriana, pero tambien es el despertar de un pueblo que los está vigilando. #ConMisHijosNoTeMetas


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square