Capitales de Gracias


Somos por esencia una Familia Apostólica desde sus inicios. Según el espíritu de nuestro Padre y Fundador, esta característica apostólica debe irradiarse a través de un estilo de vida coherente, que sea una interrogante irresistible para otras familias. Nuestra aspiración a la santidad es para construir pequeñas iglesias domésticas que enriquecen la vida de la Iglesia y contribuyen a forjar una nueva cultura.


Las Misiones Familiares nos permiten “salirnos de nuestra zona de confort para servir a Jesús” a través de hacer cosas y desarrollar actividades por nuestros hermanos. “todo eso es cierto, es correcto. Pero a la larga no podemos llevar una vida misionera activa si no nos esforzamos al mismo tiempo por la contemplación. Vida contemplativa significa dejarse contemplar por Dios y contemplar a Dios”.


Deseamos alcanzar un heroico amor a Dios, donde podamos integrar nuestro Horario Espiritual que apunten a esa meta: cultivar la unión con Dios y el amor al Señor. Por eso, querida familia misionera queremos motivarlos a que nos nutramos con pequeños sacrificios, recordando que “El amor que no nos motiva a hacer sacrificios no es un amor sano”:

  1. Leer el párrafo de la exhortación apostólica publicada en el Facebook cada día junto a la foto de la familia y aportar con la generación de contenido.

  2. Incluir en la Oración personal una vez a la semana el desarrollo de las misiones

  3. Ofrecer una misa adicional por semana

“Si queremos comprometernos seriamente con nuestro objetivo, comprometámonos también seriamente con los Capitales de Gracias”.


De esta manera hemos dado inicio al estudio de la exhortación apostólica que guiará el próximo TRIENIO MISIONERO, donde se indica que la Biblia “está poblada de familias, de generaciones, de historias de amor y de crisis familiares” y a partir de este dato se puede meditar cómo la familia no es un ideal abstracto sino un “trabajo ‘artesanal’” que se expresa con ternura pero que se ha confrontado también con el pecado desde el inicio, cuando la relación de amor se transforma en dominio. Entonces la Palabra de Dios “no se muestra como un secuencia de tesis abstractas, sino como una compañera de viaje también para las familias que están en crisis o en medio de algún dolor, y les muestra la meta del camino”.


Pidamos juntos para que el Señor nos muestre el camino que nos lleve al ideal (meta) de que “Ser familias plenamente vivas, podría ser talvez, la única biblia que muchas familias vean”

“Misioneros de tu Luz”, FAMILIA SANTAMARIA




Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square